La importancia de hacer un buen desayuno

¿Cuántas veces has escuchado eso de que el desayuno es la comida más importante del día? Infinitas, seguro, pero es la pura verdad.

Los nutricionistas se empeñan en repetir aquello de desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo. Y es que el desayuno te ayuda a romper con el ayuno nocturno, a activar nuestro metabolismo y a aportar la energía que necesitas durante el día.

Son muchas las ventajas que ofrece esta comida. Sin embargo, aún hay muchos que salen de casa cada mañana sin desayunar. Los datos de la Encuesta Nacional de Salud de 2014 reflejan que un 21% de los españoles desayuna fuera, un 6% se lo salta y sólo un 50% hace un desayuno completo.

Si eres de los que nunca desayuna, aquí tienes 10 razones que te harán cambiar de opinión:

1. El desayuno te delata

Saltártelo es una forma de reflejar un desorden nutritivo. De la misma manera que hacerlo suele estar relacionado con gente que lleva una dieta mucho más equilibrada y ordenada.

2. Ayuda a prevenir la obesidad

Quienes desayunan llegan a la hora de comer con menos hambre y suelen picotear menos durante la mañana. Como indican los nutricionistas, es más probable perder peso si se desayuna y se realiza un mayor número de comidas pequeñas, que si no se desayuna y luego se ingiere el mismo número de calorías en 2 ó 3 comidas.

3. Ayuda a romper con la rutina

Igual que no comes o cenas todos los días lo mismo, tu desayuno también debería ser variado para obtener distintos tipos de nutrientes. Un bocadillo, un kiwi, cereales con yogur… ¡tú eliges qué comer!

Claves para hacer un desayuno saludable

4. Tómate tiempo 

Desayunar correctamente no es tomar un café y salir corriendo. Tienes que dedicarle tiempo del mismo modo que lo haces con las otras comidas del día. Levantarse, asearse, cambiarse y dedicar unos treinta minutos a desayunar con tranquilidad.

5. Puedes repetir

El desayuno debe ser el 25% de la ingesta diaria de calorías, pero no tienen porque ser de golpe. Puedes hacerlo en dos fases. «La primera se haría en casa y luego un tentempié, como los que puedes encontrar en nuestras máquinas vending, a media mañana. Sin que esta última suponga más del 10% de la energía diaria», explica la nutricionista Vanessa León.

6. Levantarse sin hambre puede corregirse

No vale la excusa de que no desayunas cuando te levantas porque no tienes hambre. Puede corregirse. Según Giussepe Russolillo, presidente de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AED-N), la solución está en adelantar la hora de la cena, ya que muchas veces la falta de apetito viene motivada porque cenas mucho y tarde.

Es importante levantarse pronto para estimular el apetito. Hay que empezar poco a poco para ir introduciendo los alimentos sin forzar.

7. Reduce el estrés y el mal humor

Tras 8 ó 10 horas sin comer, nuestro organismo sufre un déficit de glucosa (el principal combustible de nuestro cuerpo) por lo que al no desayunar le obligas a quemar otras reservas energéticas. Ésto puede causar falta de concentración y mal humor.

8. Los dulces también están permitidos

Aprovecha el fin de semana para relajarte y darte esos caprichitos que tanto te gustan.

No hay ningún alimento prohibido a primera hora de la mañana aunque deberías ser comedido y tratarlos como caprichos. El desayuno diario debería estar compuesto por fruta, algún lácteo, cereales (mejor integrales) y una grasa complementaria. Es preferible utilizar aceite de oliva aunque no pasa nada si lo alternas con mantequilla o margarina.

Hábitos saludables de desayuno

9. Hay que aprender desde niños

Está comprobado que los niños que desayunan con sus padres adquieren mejores hábitos alimentarios. Transmitir, desde bien pequeños, la importancia de un buen desayuno es muy importante.

10. Desayunar en casa ayuda a ahorrar

Desayunar cada día fuera de casa supone un gasto de más de 600 euros al año. Preparar un café, un zumo de naranja y una tostada cuesta menos de un euro y medio en casa, mientras que en una cafetería nos hacen pagar el doble. Por ello, podemos concluir que desayunar en casa supone un ahorro anual del 60%.

¿Aún tienes dudas? Venga, a desayunar 🙂

No Comments

Post A Comment