Shakerato y frappé, otra dimensión del café con hielo

Una solución habitual a la hora de beber café en verano es tomarlo con hielo. Pero, depende de cómo y dónde lo pidas, pueden surgir muchas dudas: ¿el hielo tiene que estar en un vaso a parte? ¿El azúcar se pone en el café o directamente en el hielo? Para dispersar estas preguntas, te traemos dos recetas que llevan el tradicional café con hielo hasta otra dimensión.

Shakerato, a golpe de coctelera

Aunque en Italia es muy famoso, es probable que si pides un shakerato en la cafetería de tu pueblo o ciudad te pregunten qué es. ¿Cuál es su peculiaridad? ¡Se hace con una coctelera! Los amantes del café agradecerán esta receta en los días de más calor. Solo hace falta un espresso, azúcar, hielo, una coctelera y un vaso. Una vez tenemos listo el espresso, añadimos el azúcar y lo introducimos todo en la coctelera, junto con el hielo. Lo mezclamos todo con la coctelera, enérgicamente, durante 30 segundos, de manera que el hielo enfriará el café. Por último, colocamos el resultado en un vaso que, previamente, habremos puesto en la nevera. Como toque final, podemos acompañar el shakerato con una pizca de canela. ¡Fácil, rápido y delicioso!

Frappé, el invento de los griegos

El café frappé ya es conocido en todo el mundo, pero su origen está en Grecia. ¿Cuál es la diferencia con el shakerato? El frappé se prepara con café instantáneo, que permite obtener una espuma más densa. Solo hace falta café instantáneo, agua fría, azúcar, leche y una coctelera o batidora. Ponemos el resultado en un vaso con 2 o 3 cubitos de hielo y más agua fría. También funciona si preparamos el café normal y lo batimos con el hielo, aunque quedará más aguado y la espuma no será tan compacta.

No Comments

Post A Comment